Industria pyme: creció 1,3% anual en septiembre

La producción de la industria manufacturera pyme subió 1,3% anual en septiembre, a precios constantes en la comparación interanual, también registró un incremento del orden del 0,1% en la intermensual. En el acumulado enero-septiembre, igualmente, el sector contabilizó una variación positiva interanual de 2,4%.

El uso de la capacidad instalada de las empresas de la muestra se ubicó en 72,2%, un 1,6% por encima de agosto, con los niveles más elevados en Papel e Impresiones (77,9%) y los más bajos en Metal, Maquinaria y Equipo, y Material de Transporte (69,2%). Dos tercios de los rubros relevados aumentaron el uso de sus instalaciones en el mes, y el tercio restante lo redujo.

Se observa que existe capacidad ociosa para incrementar la producción, aunque los faltantes de insumos y la ausencia de precios de referencias, frena inversiones y decisiones de incorporar más personal. De todos modos, sobre la segunda quincena del mes, las industrias consultadas notaron una caída en el consumo.

Estos resultados surgen del Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) que elabora CAME, con una muestra que alcanzó unas 375 industrias pyme a nivel federal.

 

 

Fuente: Elaboración propia en base a datos de CAME

Análisis de sectores

La mejor performance en septiembre estuvo en “Químicos y Plásticos” con un aumento anual de 9,8%. La peor, ocurrió en “Textiles e Indumentaria” con un retroceso de 9,8% en el mismo periodo.

1) Alimentos y bebidas: La producción escaló 6,4% anual y 3,3% mensual en septiembre. Se notó el inicio de las fiestas y eventos, que aumentaron los pedidos en industrias pymes como confiterías, heladerías, panaderías, elaboración pastas y otros alimentos. La preocupación del mes fueron los precios de productos como harinas, azúcar y verduras, que descolocaron los costos de muchos bienes, pero hay buenas expectativas para diciembre y enero. En lo que va medido del 2022, hasta septiembre, la actividad se mantiene con un crecimiento de 3% frente a los mismos meses del año pasado.

“La demanda de nuestros productos está creciendo y lo seguirá haciendo porque nuestros principales clientes son vinculados al turismo, hoteles, restaurantes”, dijeron desde una pyme de Paraná en Entre Ríos.

Las empresas del sector trabajaron con 72,5% de la capacidad instalada, 4,3 puntos por encima de agosto.

2) Indumentaria y textil. La fabricación bajó 9,8% anual y subió 3,6% mensual en septiembre. El sector trabaja con altos niveles de su capacidad instalada, hay poco margen para incrementar más la producción, pero la rentabilidad, según señalan las empresas consultadas, es baja. El sector se enfrenta con presiones salariales, subas de costos permanentes en todos los insumos y en los alquileres. Hay mucha incertidumbre, es el cuarto mes consecutivo que la elaboración baja en la comparación anual, aunque en el acumulado de los nueve meses del año todavía este ramo se mantiene con un crecimiento de 3,4% frente al 2021.

“Debería haber mejorado la producción en septiembre, sin embargo, fue muy parecida a agosto, viene muy lenta esta temporada, muy atípica”, comentó la propietaria de una fábrica de la ciudad de Salta.

La industria trabajó con el 76,7% de sus instalaciones, 0,2 puntos por debajo de agosto.

3) Maderas y Muebles. La fabricación descendió 7,6% anual y también registró una caída de 8,3% mensual. Septiembre fue malo, y las firmas exportadoras de la muestra coincidieron que ya no es rentable vender al exterior. Continuaron las demoras en las entregas de insumos, hay problemas de abastecimientos de materia prima, tanto importada como nacionales, y los precios volátiles dificultan planificar la producción o establecer los precios de venta para pedidos anticipados. Hay entregas que están pautándose a 60, 90, 120 días o más, pero los precios cambian semana a semana, advierten las empresas.

“El mes anterior pensábamos que septiembre íbamos a crecer mucho por la estacionalidad, sin embargo, fue casi igual que agosto, y si comparamos con el año pasado fue un desastre. No sabemos cómo seguir”, fue la respuesta del dueño de una fábrica de muebles de la ciudad de Tunuyán, en Mendoza.

Las empresas trabajaron con el 75,9% de sus instalaciones, 4,5 puntos por encima de agosto.

4) Metálicos, maquinarias, equipos y material de transporte. La producción se incrementó 0,1% anual en septiembre y 0,6% en la comparación mensual. Si bien hubo un leve aumento, algunas de las firmas relevadas se mostraron preocupadas por la caída en las consultas y pedidos de cotizaciones. Además, esperaban que septiembre sea superador de agosto y eso en general no ocurrió. Siguieron los problemas para conseguir materias primas, sin embargo, las empresas se las van arreglando y organizan la elaboración y las entregas de acuerdo a lo que logran conseguir. “Lo que se puede, se sustituye, lo que no, se espera”, fue una de las frases comentadas por un industrial encuestado para este informe.

«Las ventas estuvieron flojas, pero en los próximos meses tienen que repuntar”, expresó un productor de transformadores eléctricos de la Ciudad de Buenos Aires.

Las empresas trabajaron con 69,2% de sus instalaciones, 0,4 puntos porcentuales más que en agosto.

5) Productos químicos y plásticos. La fabricación subió 9,8% anual y 0,7% mensual en septiembre. Las empresas tuvieron resultados muy dispares, y el sector perdió la firmeza con la que venía trabajando. Preocupan las presiones salariales y el impacto del nuevo sistema de importaciones en los precios de los insumos. Hay buenas perspectivas para fin de año.

“Estuvimos en una feria internacional y nos subieron mucho los pedidos de producción de este mes”, manifestó el director de una empresa que produce aceites y cremas de Villa del Soto, en Córdoba.

El uso de la capacidad instalada se elevó a 70,3%, 5,2 puntos por debajo de agosto.

6) Papel, cartón, edición e impresión. La producción declinó 1,1% anual y 9,2% mensual. Muchas empresas se mostraron sorprendidas por la caída intermensual dado que septiembre estacionalmente suele ser mejor que agosto, y lo adjudicaron a factores como los cortes de energía, los paros y la mayor tendencia a la virtualidad, que se notó en este periodo, especialmente en las invitaciones a eventos. También incidió el encarecimiento de insumos como tintas, pegamentos y papeles, que, de acuerdo con algunas pymes, marcó un quiebre en los pedidos de fabricación. En la suma del año, entre enero-septiembre, el sector creció 3,7% anual.

“Es muy difícil producir con la variación constante de insumos y el aumento desmesurado en el papel y justo en momentos donde la industria gráfica está siendo reemplazada por la digitalización”, relató el dueño de una imprenta de la localidad de Lomas de Zamora en provincia de Buenos Aires.

El uso de la capacidad instalada subió 3,8 puntos porcentuales en septiembre, a 77,9%.