Posicion ante el paro general

La posición desde nuestra entidad es fomentar el trabajo y seguir construyendo a través del diálogo las problemáticas de nuestro sector. En este contexto no nos adherimos al paro nacional convocado por la Confederación General del Trabajo para este jueves. La entidad respeta el derecho a huelga consagrado en la Constitución.

Creemos que como país presentamos grandes dificultades macroeconómicas como la retracción de las ventas, el desgaste del poder de compra del salario y el aumento de la pobreza, por lo cual algunas de ellas se agudizaron en los últimos meses producto de algunos desaciertos previos, como la existencia de regulaciones impositivas y la presión tributaria que afecta al comercio legal y facilita el crecimiento al trabajo informal.

Estamos convencidos que la modernización laboral engrandecerá la generación de más y mejor empleo.
La entidad se adhiere al comunicado de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa y de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios.

 

Posición de CAME

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) expresa públicamente que no adherirá al paro nacional convocado para mañana, jueves 9 de mayo.

Al tiempo que la entidad manifiesta su respeto al derecho de huelga, consagrado en la Constitución Nacional (CN), advierte que la delicada situación del sector pyme −aquejado por la fuerte retracción del consumo− impide la adhesión al cese general de actividades.

La caída de la demanda, que repercute seriamente en el comercio y la producción industrial pyme, se vería aún más agravada en un escenario de fábricas y locales cerrados durante toda la jornada, lo que generaría cuantiosas pérdidas económicas adicionales para el sector.

CAME es consciente de las dificultades que atraviesa el país. Por eso mismo sostiene que las pymes necesitan trabajar para hacer frente a sus obligaciones financieras y mantenerse como las principales generadoras de empleo registrado en Argentina.

Somos respetuosos de las decisiones del sindicalismo y del derecho a huelga establecido en la CN. Convocamos al diálogo y al consenso de todas las partes para apuntalar la actividad, la producción y las ventas de todas las pymes.

Cabe destacar que CAME agrupa a más de 400.000 pymes del comercio y los servicios, el turismo, las economías regionales, la industria y la construcción de todo el país, que en su conjunto emplean a más de 2.500.000 de personas.

 

Posición de CAC

La Entidad considera que es una medida injustificada e inoportuna que genera múltiples perturbaciones en el quehacer nacional.

 

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) manifiesta su rechazo al paro nacional convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) para este jueves. La Entidad respeta el derecho de huelga consagrado en la Constitución, pero considera que la medida anunciada resulta injustificada y por demás inoportuna.

El país registra evidentes y dolorosas dificultades socioeconómicas, entre las que pueden mencionarse la retracción de las ventas, la erosión del poder de compra del salario y el aumento de la pobreza. Aunque algunas de ellas se agudizaron en los últimos meses, de la mano de las imprescindibles correcciones macroeconómicas encaradas por la actual administración, debe advertirse que los padecimientos presentes tienen su origen en desaciertos previos, algunos de larga data –como las excesivas regulaciones y la presión tributaria desproporcionada– y otros que se magnificaron notablemente durante los últimos años –como el desorden en las cuentas públicas y la excesiva emisión monetaria–.

Resulta llamativo que a cinco meses de la asunción del actual Gobierno Nacional ya se lleve a cabo un segundo paro general, cuando durante los cuatro años del anterior período presidencial –mientras muchos de los males señalados se incubaban– no hubo siquiera una sola protesta de estas características. Es dable destacar que el panorama económico y social de entonces lejos estaba de ser idílico: el aumento de la pobreza y la cuadruplicación de la tasa de inflación entre 2019 y 2023 son tan solo dos muestras de ello.

Por otra parte, las medidas incluidas en el proyecto de ley Bases, en particular aquellas en materia laboral, servir de justificación para la huelga anunciada. Amén de que una modernización laboral favorecerá la generación de más y mejor empleo –y por lo tanto no tendría que generar oposición en quienes deben velar por los intereses de los trabajadores– cabe señalar que el actual proyecto prevé cambios bastante acotados, mucho menos ambiciosos que los planteados en el texto original, por lo que una oposición cerril es difícil de comprender.

Vale agregar que hace muy pocos meses la ciudadanía acudió libremente a las urnas, y que allí no solo consagró a una fórmula presidencial, sino que también eligió a sus legisladores, dando lugar a una composición del Congreso en la que el oficialismo está lejos de tener mayorías aseguradas. Esto hace que el tratamiento parlamentario de esta y otras iniciativas esté sujeto a un debate plural, distante de cualquier pretensión hegemónica.

La ausencia de justificativos recién expuesta, conjugada con las múltiples y perniciosas perturbaciones que todo paro general produce en el quehacer nacional –y que son particularmente inoportunas en la actual coyuntura, en la que la economía necesita urgentemente recuperar el dinamismo– lleva a la CAC a expresar su pleno rechazo a la medida.

En los 40 años transcurridos desde la recuperación democrática se cuentan ya 46 paros generales y resulta evidente que, en numerosos aspectos, nuestro país no está mejor que aquel entonces. Muy por el contrario, la indigencia aumentó, la educación se deterioró y el retroceso relativo de Argentina en el concierto de naciones se profundizó –por solo mencionar algunas cuestiones–, lo que sugiere que las huelgas de estas características son inconducentes para revertir estos padecimientos.

En esta línea, la Entidad convoca a la sociedad toda a hacer sus mayores esfuerzos para que, mediante el diálogo y la buena fe, las naturales diferencias de toda comunidad democrática se canalicen por vías institucionales, evitando la repetición de protestas de estas características, y colaborando así con el progreso del conjunto de la nación.