En 2019 la presión fiscal aumenta y continúa agobiando a las pymes chaqueñas

El concepto de presión fiscal, desde un punto de vista técnico económico, es el porcentaje respecto del producto bruto interno, de los tributos que abonan empresas y personas al Estado. En esos términos y según el Presupuesto Nacional presentado, la presión fiscal pasará en 2019 a 26,22%, habiendo sido en 2018 del 25%, con impacto en suba de los derechos de exportación compensada en parte por impuesto a las ganancias por baja de alícuotas.

Si bien, la administración nacional bajó las retenciones, permitió computar el impuesto a los débitos y créditos bancarios como parte de pago y actualizó las alícuotas del impuesto a las ganancias (pasando de 35% a 30% para las DDJJ que vencen en este 2019), las medidas resultan insuficientes si se comparan con otras economías de la región. La tasa impositiva total (TTCR, por sus siglas en inglés) de Argentina es la mayor en América Latina, es el país donde más impuestos se pagan, o sea, con mayor presión fiscal a nivel global, esto según un informe elaborado por el Banco Mundial, denominado Paying Taxes 2018 (PWC).

El índice de impuestos y contribuciones que se aplican en el país asciende al 106% de las ganancias, si se consideran todos los impuestos (los nacionales, los provinciales y los municipales), además de las cargas sociales de los trabajadores en relación de dependencia. Este informe amplía el concepto de presión fiscal y considera que la realidad indica que a la hora de cumplir con los impuestos se debe tener en cuenta también, el tiempo que demanda la preparación, presentación y pago de los impuestos, la cantidad de impuestos que existen, los métodos y las formas disponibles de pago.

Estas cargas se traducen en más de 40 impuestos nacionales, mas de 10 impuestos provinciales, además de los municipales y obligaciones de la seguridad social, y cada mes se deben afrontar alrededor de 19 vencimientos en 22 días habiles.

Esta “engorrosa” operatoria no tiene en cuenta el reclamo por parte de los organismos de recaudación de fiscalizaciones o diferencias por errores u omisiones, ya sea por falta de presentaciones, o hasta por diferencia en la aplicación de tasas, donde pueden existir pedidos de reliquidación mes a mes, de las posiciones mensuales más las declaraciones juradas anuales. Todo ello, se traduce en costos, en forma directa o indirecta.

Pensemos además en los anticipos del impuesto a las ganancias. Ante una economía en recesión no resulta aplicable la ganancia del año anterior como base para adelantamientos de impuestos, si bien AFIP permite solicitar una dispensa en ese sentido, los bajos márgenes de rentabilidad esperables deberían justificar sin más trámite la eliminación de los anticipos.

Un tema no menor, son las tasas de intereses que se aplican en las moratorias. De mínima consideran un 3% mensual, aplicando en algunos casos un 4,5% y se preven  ajustes trimestrales, que podrían llevar a subas o bajas según lo que ocurra en el sector bancario. Desde abril, de hecho, se considerará una tasa equivalente a 1,2 veces el nivel de rendimiento de los plazos fijos a 180 días del Banco Nación del día 20 del mes previo al inicio de cada trimestre, hoy implicaría que el resarcitorio mensual sea de 4,4%.

En Chaco

En Chaco, respecto del producto bruto geográfico, la presión tributaria provincial  alcanza el 4,5% entre Ingresos brutos, impuesto inmobiliario, impuesto a los sellos y otros, encontrándose en el puesto 13 en el ranking nacional, estando en el tope del mismo Tucumán con un 7,3%.

Si aplicamos esto a una pyme en Resistencia, que se dedica a la compra venta, que fija un margen de ventas del 35% y que cuenta con una dotación de 20 empleados: por cada $100 de venta deberá pagar $27,70 de impuestos.

Sumado a esto, si desde el punto de vista financiero, su margen bruto es de $ 35, y si además de $27,70 de impuestos, debe afrontar sus costos operativos y financieros, la situación se complejiza.

Como dijimos, la administración macrista redujo retenciones, bajó el impuesto al cheque a las pymes, y actualizó el esquema de ganancias, aún queda camino por recorrer para alivianar la carga fiscal.

*Contadora Alicia Vazquez.

Asesoramiento

Desde la Cámara recordaron que sus asociados poseen asesoramiento contable, legal y tributario gratuito con el equipo técnico de especialistas que asesora también a la Institución.