Cómo crear experiencias digitales novedosas y seguras para complacer a nuestros clientes

Hoy más que nunca el cliente tiene la razón. La multiplicidad de dispositivos con los que cuenta, sus horarios de navegación y preferencias de formatos, demuestran la enorme variedad existente. Entonces ¿qué haremos para que nos elijan? Aquí algunos tips.

La transformación digital de la que tanto oímos hablar es cada vez más necesaria para lograr estar cerca de nuestros clientes (y potenciales clientes) en el momento y lugar que lo necesiten. Ni hablar del escenario actual que aceleró esta realidad y expuso las falencias de quienes se resisten al cambio.

Multiplicidad de dispositivos, horarios poco “normales”, preferencias de formatos. Todo influye a la hora de elección de los usuarios, que cada vez tienen más ofertas disponibles. Entonces, ¿qué haremos para que nos elijan? ¿Dónde centraremos nuestra estrategia?

Según estadísticas de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), el año pasado el comercio electrónico creció en nuestro país un 124% respecto al anterior y 1,3 de millones de consumidores realizaron compras por primera vez a través de esta modalidad.

Este crecimiento exponencial demuestra que estamos ante nuevas oportunidades para comenzar a estar presentes en diversos canales y si ya los estamos, afianzar esa presencia.

Y aquí es necesario destacar que no se trata solo de pensar y consolidar una estrategia para aumentar las ventas, sino de ayudar a solucionar problemas y facilitar el proceso de compra de nuestros clientes.

Se estima que un cliente satisfecho contará su experiencia a más o menos cuatro o seis personas. Sin embargo, un cliente que tuvo una experiencia negativa se lo contará al doble.

Además, actualmente, el noventa por ciento de los usuarios interesados en comprar algo (ya sea un producto o servicio), pasará en algún momento por la virtualidad, sobre todo para comparar precios y revisar las recomendaciones y opiniones que están online.

Clientes y promotores

Lo importante de poner al cliente como central en nuestra estrategia, es que si logramos satisfacer sus necesidades y que vivan verdaderas experiencias de compras, seguras y amigables, se convertirán en promotores de nuestras marcas.

A su vez, la información que estos nos brinden, sobre sus preferencias, hará que podamos continuar mejorando nuestras prestaciones, convirtiendo la relación en un verdadero círculo virtuoso.

Esta manera de ajustar los procesos, preferencias, medios de pago, seguridad, es el mejor camino para fidelizar a quienes llegan a nuestros negocios. Sobre todo, teniendo en cuenta, como ya dijimos, que lo digital se convirtió en una de los espacios más importantes de contacto con nuestros clientes.

Y en este punto, también es importante destacar la importancia de tener presente y contar con información sobre los múltiples canales y momentos donde estos nos buscan.

Los datos que nos brindan las redes sociales y las métricas en las páginas web, nos permitirán conocer detalles. Desde dónde llegaron, a través de qué dispositivos, si concretaron alguna compra, con qué medios pagaron. Saber todo esto permitirá trabajar las optimizaciones necesarias.

Y cuando hablamos de optimizaciones nos referimos no solo a que nuestras web estén adaptadas a los diferentes dispositivos, sino que además podemos profundizar en intereses y preferencias de los usuarios.

Este trabajo constante de actualización y adaptación, permitirá ofrecer experiencias originales e innovadoras, para competir no solo con otras empresas de nuestro mismo sector, sino con las mejores experiencias de usuario brindadas en cualquier rubro.

Si un usuario busca un producto, servicio o marca y este no aparece en los primeros resultados de los motores de búsqueda, hay muchas posibilidades de que opte por otra opción que sí se encuentre allí. Por eso aquí tiene mucho que ver también cómo adaptamos nuestros contenidos y páginas al criterio SEO.

Por eso, teniendo en cuenta todo lo nombrado, ¡comencemos a ajustar nuestras estrategias poniendo foco en nuestros clientes! ¿Están listos?