¿Qué es lo más importante para un empresario y su empresa?

Hoy vivimos en un clima tormentoso, y cada empresario es el piloto de una nave que debe llegar a buen puerto, por lo que debe trabajar para y por eso, dedicándose a lo importante y priorizando algunas cuestiones.

Ya no sabía qué hacer para reducir costos y gastos, pensé que iba a empezar a restringir el café y demás infusiones que se compraban en la empresa.

Esto me hizo recordar algo que viví hace muchos años en una empresa de Seguridad contra incendios, que en aquella época teníamos como cliente.

El dueño, ante el planteo de una compra de librería, había notado que en los últimos dos meses se habían comprado 3 cajas de 500 clips cada una. Sorprendido por el dato, no tuvo mejor idea que decirle a la Jefa Administrativa que: “por favor, te pido con carácter de urgente, me armes el circuito de los clips en la empresa” (SIC) estando yo presente.

Claramente, no se puso a pensar cuánto vale la “hora hombre/mujer”, como para perderla en el armado del circuito de los clips.

Más allá de esta anécdota que puede resultar hasta graciosa, ¿en serio se piensa que la rentabilidad de la empresa es menor, o peor aún, es negativa, por el consumo de café, té, azúcar, de nuestros colaboradores, o por la compra de clips?

Por eso me puse a pensar ¿qué es lo más importante para un empresario y su empresa?

Aquí las respuestas:

Pensar… en el desarrollo del negocio. No en el circuito de los clips.

Priorizar…separando lo urgente de lo prioritario. No actuando como bombero, ni tapando agujeros.

Desarrollar estrategias. Desarrollando la Estrategia Empresaria. Planeando. Planificando.

Determinar objetivos… mensurables y lógicos, que debe lograr la empresa para cumplir su meta, que es precisamente ser rentable.

Analizar…si se pueden lanzar nuevos productos al mercado, o basta con los que hoy se ofrecen.

Innovar. Crear. Agregar valor. Buscar el valor agregado que lo diferencie de la competencia. Ese valor agregado, ese diferencial que no solo le va a dar prestigio, sino también, va a replicar seguramente en un mayor precio de venta.

Medir y controlar…todo lo que se realiza en la empresa debe ser cuantificable. Todo debe ser medible. Si no lo mido, no lo puedo controlar. Si no  lo controlo, no puedo determinar acciones correctivas.

¡Pero cuidado! Hay que tener en cuenta que lo que se mide mal, se controla mal.

¡Vamos! ¡Anímese a hacerlo! ¡Sabemos que usted puede!

Help-Desk