La vida en clave delivery cambia hábitos y expande las posibilidades de consumo

Las aplicaciones para comprar sin moverse del lugar donde uno se encuentra fueron ganando lugar entre los clientes mayormente jóvenes. Acceder a promociones especiales y en poco tiempo, es un plus que también se valora a la hora de elegir este sistema.

Desde hacer cursos de lo más sofisticados en los lugares más remotos del mundo, hasta comprar ropa y pedir un pizza o pañales a domicilio. Todo sucede en la nube, en la misma a la que podemos acceder desde nuestra oficina, hogar, la playa, en fin, desde donde estemos.

Los clientes, sobre todo aquellos que disponen de poco tiempo, quieren comodidad y facilidad a la hora de comprar. El secreto es agilizar el proceso para lograr cerrar el círculo en el menor tiempo posible.

Las firmas, empresas, y comercios que comprendan esto, serán quienes se llevarán las mejores ventas, teniendo claro que además de una buena atención (con todo lo que esto supone), deben sumar  una plataforma de e-commerce y el servicio de entrega a domicilio, para que sus clientes puedan disponer de todo lo que necesitan, sin moverse de sus casas o sus trabajos.

El boom en la gastronomía

Un rubro que sabe explotar muy bien las posibilidades que da el delivery es el gastronómico. Comidas, helados y bebidas, están a la orden del día para quienes lo necesitan. Lo bueno es que además poseen un horario extendido, por lo que si alguien desea comer o tomar algo (sobre todo tarde), puede hacerlo en donde se encuentre, sin tener mayores preocupaciones.

Otra de las características por las cuales los clientes eligen estas apps para comprar es que en ellas hay promociones especiales, con precios diferentes de los cobrados cuando se pide telefónicamente. Además, se puede pagar directamente con tarjeta de crédito, por lo que no será necesario contar con el efectivo de la compra  en ese momento.

Una característica especial es que el usuario accede en la plataforma a los negocios que se encuentran cercanos a su ubicación, lo que busca acelerar el tiempo y el costo del envío.

Cómo funciona

La primera aplicación de delivery fue lanzada hace 10 años, aunque el boom se dio en los últimos dos. En Resistencia por ejemplo, una de las firmas más reconocidas llegó recién hace menos de un año, sumando cada vez mayor presencia.

El sistema es simple: el usuario pide algo a un negocio en la plataforma, el comercio recibe la notificación a través de una cuponera que emite tickets con el detalle de lo que se solicitó y el repartidor recibe en su celular la información de dónde debe recoger el pedido y dónde entregarlo. El costo del envío corre por cuenta del cliente, que además tiene el plus de poder seguir en vivo la ubicación de este, teniendo información certera del tiempo de espera.

Cabe destacar que hay dos cosas a tener en cuenta en este nuevo modelo y que no son temas menores: primero es que es mayormente valorado y utilizado por los jóvenes (centennials y millennials), por lo que los esfuerzos comunicacionales deben estar dirigidos allí. Por otro lado, y no menos importante, es que la legislación se encuentra aún con importantes falencias, generando controversias relacionadas sobre todo a las condiciones en las que trabajan los repartidores.

Adaptaciones

Esta nueva manera de consumir y de acceder a lo que consumimos, tiene sus repercusiones en otros rubros relacionados también al comercio. Un claro ejemplo son los cambios que debieron enfrentarse en la manera de hacer publicidad. La utilización de nuevos canales, principalmente el celular, derivaron en modificaciones del tipo y soporte de publicidad aplicada.

El celular y la PC le quitaron el lugar de privilegio a la llamada telefónica, ya que lo que antes se pedía con una llamada, ahora se hace de manera virtual. En ese universo conviven usuarios y vendedores, ya sin necesidad de dialogar directamente.

En esta movida, también los rubros más tradicionales deben adaptarse, comenzar a pensar en sumar la posibilidad de que sus clientes compren online y reciban el paquete en sus casas en poco tiempo, aunque vivan en la misma ciudad y a pocas cuadras. La comodidad tiene un costo que los compradores están dispuestos a pagar, oportunidad que no hay que desaprovechar.

En este sentido, los que saben insisten en la necesidad de generar nuevas y adecuadas alianzas, por ejemplo con las empresas que se dedican al e-commerce y al marketing digital, quienes sabrán acompañar, asistir y organizar este proceso de cambio que ya estamos viviendo.

 

Fecha de publicación: 02-03-2020.-