Las pymes se adaptan y buscan las formas de trascender a la crisis

Este 27 de junio se celebra un nuevo “Día Internacional de las Pymes”, quizás el sector económico más importante del país, en relación a la cantidad de empleo privado que genera y su contribución al Producto Bruto Interno (genera el 70% del trabajo, representa el 97% del volumen empresario y contribuye a más del 50% del PBI). De todas formas, sus protagonistas siguen siendo víctimas de un ahogo tributario y fiscal (entre otras complicaciones) que muchas veces hace que el árbol tape al bosque.

Según el economista Damián Di Pace, “Todos los gobiernos entienden que las pymes son importantes. Pero la realidad es que cuesta tomar la dimensión de la importancia a mediano y largo plazo que tiene el sector para la contribución en la generación de empleo privado y la contribución a la generación de riqueza en pequeña escala, para convertirse en grande a lo largo del tiempo. Por lo cual, en muchos casos, se terminan tomando medidas de corto plazo que ayudan a facilitar algunas veces el tránsito, o el recorrido en una situación coyuntural y económica, pero no se está mirando el horizonte para el sector”.

“En Argentina matamos al microempresario, no tiene capacidad de absorber la presión tributaria, ni en materia de bienes, ni de servicio. Las cargas sociales y los impuestos deberían ser mínimos para las pymes, porque no tienen la misma capacidad o forma de distribuir ese costo en relación a su economía de escala”, agrega.

Lo cierto, es que a pesar de la mirada de los especialistas y los constantes reclamos del sector, cuesta obtener respuestas de quienes deben darlas. Pareciera que ser pyme en Argentina es tener que “remar en dulce de leche” constantemente, algo que a los pequeños y medianos empresarios no les divierte, pero han sabido y saben hacerlo, para mantenerse a flote.

 

Ser pyme hoy

“Ser pyme hoy significa hacer sobreesfuerzos todos los días. Los empresarios deben tomar decisiones cada vez con mayor riesgo”, expresa la contadora y asesora de la Cámara de Comercio de Resistencia, Alicia Vázquez. La realidad, día a día obliga a enfrentar determinadas situaciones y medidas, entre ellas: los costos fijos ante menores ventas (según encuestas de CAME en mayo las
ventas en los locales físicos bajaron 15,7%, y en la modalidad online crecieron 0,5%); las altas tasas de interés; el aumento de la morosidad; la presión tributaria.

“En el caso de las pymes chaqueñas debemos sumar además factores de localización que generan mayores costos, tales como el transporte y las compras de insumos en dólares por la cotización al día de la entrega “en puerta”, con un tipo de cambio de alta volatilidad”, agrega Vázquez.

 

Pymes resilientes

A pesar de todo esto, lo cierto es que el sector sigue siendo ejemplo de empuje, y he aquí la propuesta de aprovechar esa fortaleza, siendo resilientes, un término muy de moda, que puede aportar
una “luz al final del túnel”.

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas o las empresas para afrontar momentos de adversidad y adaptarse a los cambios que se dan dentro de esos períodos de inestabilidad. Este concepto, propone aprovechar positivamente la experiencia estresante, para obtener un beneficio que no estaba planeado, pero que en el momento se convierte en una oportunidad para crear soluciones, que posteriormente al ser replicados pueden llegar a convertirse en estándares de desempeño colectivo.

Evidentemente, aunque parezca repetitivo, y a veces den ganas de aflojar, para eso están las pymes: para continuar reinventándose, dando el ejemplo de empuje y lucha, a pesar de las condiciones adversas.

 

ACCIONES PARA DESARROLLARSE EN EL ACTUAL CONTEXTO

Por Cra. Alicia Vázquez 

• Desarrollo de nuevos negocios: buscar alternativas de nuevos canales de ventas, renegociación de formas de compras con proveedores, servicios conexos a la actividad principal y otros que
surgen desde el desarrollo digital.

• Evaluación permanente de los resultados: el ajustado margen de rentabilidad hace necesaria una mirada constante sobre las principales variables: ventas, compras, costos fijos y variables,
costos financieros e impuestos. El seguimiento de las mismas permite la toma de decisiones sobre bases ciertas, mayor previsibilidad y rapidez para acciones correctivas en caso de desviaciones.

• Reducción de costos: es necesaria una reingeniería en los costos, romper con viejas formas y repensar nuevas economías, solo el análisis en profundidad de los costos (datos históricos, vinculación con otras variables, proyecciones, etc.) permitirá visualizar la viabilidad de qué gastos, en qué tiempo y monto deberán adecuarse para mantener un determinado nivel de rentabilidad.

• Optimizar las herramientas que brinda el Estado nacional o provincial a través de los Ministerios, tales como diferimiento de pago de impuestos por categorización (AFIP), moratorias o planes de pago especiales, proyectos financiados a tasas bajas, acceso a programas especiales de exportación, etc.

 

Saludos de nuestros socios por el Día de las Pymes

Alejandro Henain y Patricia Horñiace. Ferretería El Molino SRL

Después de superar la primera etapa de este año, la cual fue extremadamente difícil para todos, no pudiendo planificar nada a futuro, donde se lucha día a día con la inflación e inestabilidad económica. Hoy solo podemos “mantenernos”, tratando de cumplir con la alta carga impositiva y lograr seguir con el plantel de trabajo sin generar despidos.

Nuestro deseo como dueños de una pequeña y mediana empresa es poder proyectar a futuro pidiendo al gobierno bajar la carga impositiva y una estabilidad económica, pensando en que las pymes somos empresas qué generan puestos de trabajo y grandes oportunidades para el mercado nacional.

 

Andrés Altamirano. Palacios Hermanos

Veo a las pymes como un adolescente, como un joven que busca su camino y su independencia y para eso utiliza todas sus energías creativas y todo su empuje, para sortear las vicisitudes que
van apareciendo.

Por eso mi deseo para este día es que las pymes seamos independientes, creativas, impulsoras de nuestro propio destino. Que sepamos sortear las dificultades que se nos presentan permanentemente, que a la vez nos ayudan a mejorar las actividades que realizamos. Todos sabemos que después de cada crisis las personas, el pensamiento y las empresas se fortalecen, por eso deseo que podamos ser creativos, sobre todo ante la crisis.

 

Ana Paula Marchisio. HABITAR

Este no es un trabajo más, porque los empresarios pymes estamos siempre pensando en el negocio, en cómo mejorar la rentabilidad, o en situaciones difíciles no perder tanto, para conservar los puestos de trabajos.

Mi deseo es que muchas personas más se animen a emprender, a abrir sus propios negocios, a desarrollar aquellos productos que crean que necesitamos y aún no están disponibles. Que haya más
pymes de servicios, de innovación; que los jóvenes se animen a largarse solos a buscar su futuro profesional y económico. Porque sin duda ese es un buen camino para la Argentina que todos anhelamos. ¡FELIZ DIA a todas las pymes chaqueñas y de la región!