Fórmulas para que los emprendedores puedan autogestionar sus redes sociales correctamente

Todos sabemos que comenzar un emprendimiento demanda una importante suma de dinero y gastos extras muchas veces no previstos. En este escenario, la inversión en comunicación y publicidad es siempre la candidata principal a sufrir el recorte de presupuesto.

Pese a esto, las redes sociales son la mejor opción para lograr una presencia en los lugares donde las personas pasan su tiempo, descubren y comparten cosas con sus amigos y familiares”, explica el Lic. Alberto Matías Navarro, co-fundador de BABEL Agencia Creativa, especializada en comunicación, publicidad y redes sociales, ubicada en Resistencia.

Si bien lo aconsejable es siempre, dentro de las posibilidades, poder profesionalizar nuestra presencia en redes, también, sabemos que muchas veces se dificulta. Por esta razón, para comenzar pueden seguirse algunos pasos que permitirán autogestionar nuestros canales, para que una vez que contemos con los recursos, podamos dejarlos en manos de los especialistas.

Justamente, los que saben aseguran que para comenzar a pensar una estrategia comunicacional para las redes, los emprendedores deberían seguir un par de pasos. “Como punto de partida, tenés que tener bien en claro desde dónde estás comenzando con tu marca. Esto requiere tomarse un trabajo de introspección y pensar para adentro: definir misión y visión, la propuesta de valor, conocer bien a nuestro cliente, qué beneficios materiales o emocionales le brindamos, etc.”, asegura Navarro.

Y agrega: “Luego, un plan de social media debería contemplar: destinatarios y canal; objetivos; contenidos; y estilo de comunicación. Siempre insistimos en que si el producto o servicio es bueno, ya comenzás con el pie derecho para promocionar tu marca. También es importante contar con asesoramiento profesional desde un comienzo, tanto en tema de comunicación, como de diseño. En el caso de que no se pudiera pagarlo, las herramientas imprescindibles serían tener curiosidad y ganas de investigar, informarse sobre el tema y practicar constantemente a prueba y error”.

De todas maneras, Navarro aclara y concluye: “No hay que considerar como un gasto el dinero que se destina para el desarrollo comunicacional de nuestra marca. Más bien, hay que tomarlo como una inversión para el crecimiento de nuestro negocio”.

 

 

3 ERRORES BÁSICOS A NO COMETER

● El primer error es no estar presente en las redes sociales o no tener una adecuada presencia. Las redes sociales hoy en día son nuestra “carta de presentación”. Si no damos una buena imagen en nuestras redes sociales, no es difícil adivinar cómo será la primera imagen que tendrá el cliente de nuestra marca al entrar a las mismas.

● Otro gran error de las marcas, es que solamente utilizan las redes como un canal de comunicación corporativa más. Por eso se dedican solamente a mandar sus mensajes corporativos, contar todo lo bien que hacen y qué buenos son sus productos, pero no intentan escuchar al usuario y dialogar con él. Las redes sociales son fundamentalmente conversación, es lo que siempre hay que tener en cuenta.

● Por último, no debemos prometer algo que no somos. Hay que mantener una coherencia entre lo que mostramos en las redes acerca de nuestra marca y lo que en realidad es. Por ejemplo: no podemos mostrarnos como una empresa amigable o divertida, y luego cuando visitan nuestro local, la atención es pésima. Ese cliente que se llevó una mala experiencia seguramente la compartirá con su círculo cercano y nuestra imagen de marca ya se verá afectada para ese grupo de personas.