Malestar de comerciantes por exagerado incremento en ingresos brutos

El presidente Alfredo González, expresó el rechazo del sector a la Ley Provincial Nº 8001, recientemente
sancionada por la Legislatura chaqueña y solicitó al Ejecutivo que vete esta medida que perjudica al comercio que ya viene bastante golpeado con sucesivos meses de caída de las ventas.

“Cuando en el país se habla de asfixiante presión fiscal (nacional, provincial y municipal) en un contexto de incremento de precios, observamos sorprendidos que la reciente sanción de la Ley Provincial Nº 8001 elevando la alícuota del impuesto sobre los ingresos brutos al siete por ciento (7%) en el caso de ventas a consumidor final de bebidas alcohólicas y bebidas energizantes no alcohólicas categorizadas como suplementos dietarios por disposición 3634/05 de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica, excluidas bebidas hidratantes, no contribuye precisamente a mejorar o revertir aquella problemática”, indicó.

Según se señala el propósito que persigue la norma con este incremento es financiar (con el 35% de su producido), a través del Ministerio de Desarrollo Social, programas de lucha contra las adicciones.

En este sentido, González manifestó que “si bien resulta loable el fin perseguido con ese peligroso razonamiento mañana quizás a algún legislador se le ocurra incrementar la alícuota de la comercialización de motocicletas o autos o tal vez combustibles, para financiar campañas de concientización vial o tal vez forzar algún tributo para financiar la
seguridad”.

Recordó, además, que esta idea no es nueva, allá por el 2010 se intentó algo parecido para financiar un programa “Noche Segura”, que por gestiones de la Cámara de Comercio finalmente se no aplicó.

“Demás está decir que el incremento de cualquier impuesto en las condiciones actuales modifica las condiciones comerciales de cualquier pyme dedicada al rubro,  encareciendo su actividad que naturalmente va a trasladarse a los precios por la mecánica propia de este impuesto”, adelantó.

Señaló que “queda como última oportunidad la posibilidad de veto del Poder Ejecutivo provincial para dejar sin efecto la normativa y desalentar intentos de incrementos de impuestos que en el medio de una economía contraída solo perjudica al comerciante”.